Historia

  • Las primeras asociaciones profesionales comenzaron a aparecer en Europa y América, a partir del siglo XIX. Algunos historiadores atribuyen su nacimiento a la revolución industrial, y se asocian cuando la profesión cuenta con muchos miembros en el mercado.

    Ya por eso del año 1789 Jovellanos presenta un informe al Ministerio de Marina sobre el carbón asturiano, y propone la creación de dos escuelas (Naútica y Mineralogía).


    Se crea el germen de la 1ª escuela de minas de España en Almadén y según la Ley de Minas de 1849, se mandó establecer  en Mieres la Escuela de Capataces de Minas, hornos y Máquinas.

     Así en 1858 nace la 1ª promoción de Capataces de Minas y Fábricas.

    En  1857 debido al gran número de técnicos, se comenzó a sentir la necesidad de formar la Asociación.
    Entre 1876 y 1877 se promulga la constitución que recoge el derecho de asociación y la Ley de Asociaciones en las Cortes en el gobierno de Sagasta.

    La primera Asociación de Capataces de Minas, Hornos y Máquinas, data de 1902, estando  documentada desde 1908, estableciéndose en el ámbito social, cultural, laboral y en la  defensa de los derechos de sus profesionales. Ya en estos años anteriores a la Guerra Civil, se forma la Federación Nacional de Asociaciones de Capataces de Minas (1931), siendo Asturias la más importante.

    El presidente y el tesorero en estos primeros años, se alternaba anualmente, siendo un año los del Caudal, y al siguiente los del Nalón.

    El primer domicilio social estaba en Mieres (Hotel París), y luego pasó a Capitán Galán junto a la Villa-Mieres. Fue conocido como “Local de los Capataces”.

    Debido a las distintas reformas de estudios en época del General Primo de Rivera se denominó Capataz Facultativo de Minas. En  1951  Facultativo de Minas, Fábricas Mineralúrgicas y Metalúrgicas. A partir de 1962 se denomina Facultativo en Peritos de Minas y Fábrica Mineralúrgica y Metalúrgicas y en 1964 vuelve a cambiar el título dominándose Ingeniero Técnico de Minas. Debido a la necesidad de adaptación al sistema universitario europeo a partir del curso 2008-2009 pasará a llamarse Graduado en Ingeniería de Recursos Mineros y Energéticos.
     
    En  Junio de 1957 había nacido  la 1ª directiva del Colegio Profesional de Facultativos, que a la larga hace inevitable la paulatina anulación funcional y práctica de la Asociación.

    Así el día 27 de Junio de 1968 en el Salón de actos de la Organización Provincial de Sindicatos de Oviedo, se celebra la reunión para la constitución de la Junta Provincial de la Agrupación Sindical de Facultativos de Minas del Sindicato del Combustible de Oviedo, y a continuación se irían creando las distintas delegaciones (Aller, Mieres, Sama de Langreo, Gijón, Cangas de Narcea, etc).

     A partir de aquí comenzó una nueva andadura con una intensa vida de acción sindical.

     La Asociación Profesional de Ingenieros Técnicos en Minería se legalizó con fecha de noviembre de 1977.

    descargar acta en pdf

    Los distintos presidentes de la Asociación a partir de la constitución de la Agrupación Sindical de Facultativos hasta hoy han sido por orden cronológico los siguientes:


    Andrés Maroto Moreno, Luis Rodríguez Moro, Salustiano Fernández Alvarez, Luis María García García, Faustino Rodríguez Zapico, Juan Carpio Baragaño, Luis Manuel González Peña (en funciones), Amador Gutiérrez Porrón, Juan Antonio García García.

  • "Enseñar a los jóvenes matemáticos, que se remitirán a estos Reynos, y los de América,para que se destinen e instruyan en la teórica y prácticamente, la geometría subterránea y mineralogía"

    Así con esta condición que el Rey Carlos III impuso al ingeniero alemán Enrique Cristóbal Störr, cuando fue nombrado por Real Orden el 14 de Julio de 1777, Director de las Minas de Almadén, se creó en Almadén el primer centro de estudios superiores técnicos del país, la primera Escuela de Minas de España.

    La Escuela de Minas de Almadén se convierte así en la primera institución en su género en España, y la cuarta en el mundo tras las de Freiberg (en Sajonia, 1767), Banska Stiavnica (Eslovaquia, conocida antiguamente por su nombre alemán Schemitz , 1770) y la de San Petersburgo (Rusia, 1772). Tras la de Almadén, se creará en París la quinta escuela de este tipo que sigue hoy en funcionamiento.

    Una vez fundada la Academia, era necesario encontrar acomodo tanto para la enseñanza teórica, como para alojar al director y a los alumnos, pocos y pensionados a costa de la Real Hacienda. Los alumnos, escogidos por sus conocimientos matemáticos, de lógica, física y otros, tenían la obligación de asistir a clase diariamente, en traje académico y realizar prácticas en la mina. Las asignaturas impartidas eran geometría subterránea, física, química y mineralogía. El régimen de enseñanza era similar al de los ingenieros militares, de ahí que durante su formación obtuvieran el rango de cadetes de un regimiento de América y como tales fueran uniformados. 

    Nombres que han sido y serán por siempre timbre de gloria y motivo de orgullo para España, como Fausto d'Elhuyar (descubridor del Wolframio), Andrés Manuel del Río (descubridor del Vanadio), Francisco de la Garza, Diego de Larrañaga, Casiano del Prado y tantos otros célebre ingenieros de minas.

    Son años todos éstos de interés minero y bullicio en este campo, que se refleja en el interés de quienes gobiernan la nación a través de disposiciones y ordenanzas que van regulando la enseñanza de la minería y su extensión geográfica cada vez más amplia y deseada. 

    La eficacia que los técnicos de la minería vienen demostrando en la dirección de explotaciones subterráneas, tanto en la península como en América, es tanta y tan prolongada que obliga a los responsables del gobierno a concederles el rango que tales conocimientos y eficacia merecen, estableciendo en el año 1835, mediante Real Decreto, la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid, que se inaugurará el día 7 de enero de 1836.

    El traslado de la Escuela de Ingenieros a Madrid hace considerar a los responsables de tal hecho que "no había sido completa la enseñanza de la Minería, si solo se formasen ingenieros que muchas veces son incomprendidos por los operarios y no pueden llevar a cabo la vigilancia constante e inmediata que exigen los trabajos". Por ello, al mismo tiempo que se produce el traslado, se decide no interrumpir el funcionamiento de la antigua Academia, convirtiéndose en Escuela Práctica de Minería por R:O. de 3 de Abril de 1835, dedicándola a la instrucción de Capataces y por R.O. de 28 de febrero de 1841 se aprueba el reglamento que debía regirla con este nuevo carácter, determinando las asignaturas cuyas enseñanzas debían impartirse a lo largo de los tres años que constituye la nueva carrera.

    Hay dos hechos que se ponen de manifiesto  la necesidad de que las explotaciones cuenten para su dirección con técnicos competentes y que el número de éstos aumente suficientemente para que aquella necesidad pueda atenderse en la forma debida.

    Como consecuencia de lo anterior se deriva el aumento que empieza a producirse en el número de Escuelas de Capataces de Minas que se van creando sucesivamente en España. A la de Almadén, siguieron la de Mieres (1854), Cartagena (1865), Linares, Huelva, Vera (Almería), etc. Paliando de esta forma la necesidad de técnicos a que antes se hacia referencia.

    Las exigencias cada vez mayores en este campo de la técnica van influyendo decisivamente en incorporaciones y transformaciones no solo de las enseñanzas, sino de las denominaciones de las Escuelas de mayor bagaje de conocimientos para quienes se incorporan a las mismas y de la transformación de sus estructuras, perfeccionándolas sucesivamente. Así:

    • Una R.O. de 27 de abril de 1897 aprueba el nuevo reglamento de las Escuelas de Capataces de Minas, estableciendo que se impartan enseñanzas técnicas y prácticas mineras en tres años, con un claustro mínimo de profesores Ingenieros de Minas y dos profesores Capataces de Minas, consistentes en Aritmética, Álgebra y Geometría, Trigonometría, Topografía, Física, Química, Mineralogía, Ensayo de Materiales, Dibujo Lineal, Mecánica y Construcción, Laboreo de Minas, Metalurgia y Dibujo Topográfico.

    • El 25 de noviembre de 1931 se aprueba el reglamento para las Escuelas de Capataces Facultativos de Minas y Fábricas Mineralúrgicas.Por este reglamento la carrera aumenta en un año, pasando de tres a cuatro cursos, con la consiguiente ampliación de materias y mayor extensión del contenido de las mismas.

    • En 1950 se procede a una nueva reestructuración de las enseñanzas y se cambia la denominación del título de Capataz Facultativo de Minas y Fábricas Metalúrgicas por el de Facultativo de Minas y Fábricas Mineralúrgica y Metalúrgicas, manteniendo los cuatro años de enseñanza.

    • Mediante la Orden Ministerial de 20 de junio de 1962 vuelven a experimentar una transformación sustancial las enseñanzas de la carrera, con mayores exigencias para su ingreso en las Escuelas y nuevo cambio de denominación de título. Se amplían en un curso las enseñanzas, quedando constituidas por un Preparatorio, a continuación otro curso Selectivo y tres años más, cambiando el título de denominación, de Facultativo en Peritos de Minas y Fábricas Mineralúrgica y Metalúrgicas.

    • En virtud de una Ley dictada el día 29 de abril de 1964, vuelve a cambiar la denominación del título transformándose en Ingeniero Técnico, al mismo tiempo que se modifican y amplían de forma notable los contenidos de las enseñanzas y las formas de acceso a la carrera, creándose distintas especialidades.

    • Por aplicación de la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa 14/1970 de 4 de Agosto, se produce la aparición del plan de estudios experimental con seis especialidades: Laboreo y Explosivos, Combustibles y Energía, Sondeos y Prospecciones Mineras, Metalúrgia, Cementos y Mineralúrgia y Instalaciones Electromecánicas Mineras.

    • El 25 de agosto de 1983 se aprueba la Ley Orgánica de Reforma Universitaria, y de conformidad con lo dispuesto en su artículo 29, así como con el artículo 10.2 del Real Decreto 1497/1987, de 27 de noviembre, se modifican nuevamente los planes de estudios explotación de minas, metalurgia, instalaciones electromecánicas, sondeos, recursos energéticos, combustibles y explosivos.

    En el momento actual nuestro sistema educativo  ha sufrido una nueva transformación de los estudios de Minas.
    Adaptándose los  sistemas universitarios al proceso de construcción del Espacio Europeo de Educación Superior, iniciado en 1999 con la Declaración de Bolonia.

    Se aprueba el Real Decreto 1393/2007 de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales.
    Como consecuencia, los estudios se estructurarán en tres ciclos denominados Grado, Máster y Doctorado. Así el Ingeniero Técnico de minas pasará a llamarse Graduado en Ingeniería de recursos mineros y energéticos y se realizarán en 4 años de enseñanza y  se implantará a partir del curso académico 2008-2009.


    Se ubica en los terrenos de las instalaciones de exterior del Pozo Barredo-Hunosa en Mieres que fue inagurado el 10 de Junio de 2002 con la presencia del Príncipe Felipe.

Formulario de contacto

Puedes contactar con nosotros a través del formulario o de nuestro e-mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Acceso Restringido

Acceso Restringido para los trabajadores de Hunosa , para ello tendrás que darte de alta.