El uso del carbón se duplica y el de la energía hidráulica se reduce un 52% por la sequía

on .

Qué el carbón es todavía a día de hoy una fuente de energía importante para España es una evidencia. Los datos de Red Eléctrica Española (REE) así lo demuestran. En lo que va de año, la utilización del carbón -esencialmente el importado, no el autóctono- se ha disparado. Su uso se ha doblado de un ejercicio para otro. El motivo, analizando los datos, parece claro. La sequía generalizada en el país ha hecho que la energía hidráulica, que siempre ha representado una buena proporción de la electricidad generada en España, se ha desplomado en un 51,7%.

El último informe de Red Eléctrica, correspondiente al mes de junio, establece que el carbón fue la tecnología con mayor peso en la generación eléctrica en España. De estas térmicas salieron el 20,6% de los gigavatios (GWh) consumidos en el país. Esto supuso que el mineral produjo más del doble de la energía que había producido en el año 2016.

Se dice habitualmente que los números no mienten, y el carbón se ha empeñado en demostrar que en esta época de sequía, en la que las energías renovables han caído en su producción -fundamentalmente la de generación hidráulica-, se ha convertido en la "salvación" energética del país. Podría pensarse que la tendencia del mineral en el mes de junio es coyuntural, pero el informe de Red Eléctrica también ofrece datos respecto al acumulado del año (enero-junio) y al año móvil (junio 2016 a junio 2017). Y en ambos casos, el crecimiento del carbón es notable.

En lo que atañe al acumulado del año, el mineral ha producido un total de 19.985 GWh de electricidad, lo que supone un crecimiento de casi el doble respecto al año pasado (98,8% de incremento). En el año móvil, de junio a junio, el crecimiento también es notable, aunque no de las dimensiones de los dos anteriores. El carbón generó un 14,4 por ciento más de energía que en los doce meses anteriores. En este último caso es el único en el que el mineral no es el que más ha crecido, solamente superado por los ciclos combinados, que subieron un 21,4 por ciento.

En el lado opuesto de la balanza, la generación hidráulica es la que ha sufrido una caída mayor. La sequía ha obligado a activar en diversas provincias algunas restricciones, ha afectado mucho a esta energía renovable. En el mes de junio, no llegó a los 1.700 GWh generados, lo que supuso una caída del 46,3 por ciento respecto al mismo mes del año anterior. Los otros dos datos que ofrece la eléctrica estatal en su informe tampoco le son favorables. Entre los meses de enero y junio, las centrales hidráulicas generaron un 51,7% menos que la primera mitad del año 2016. Y en el caso del año móvil, la pérdida de peso en el mix de generación eléctrica es de un 35,5%.

En el caso de la energía eólica, el descenso de generación es más notable si se tiene en cuenta los datos acumulados del año y los del año móvil. La caída es de un 12 y un 10,6 por ciento respectivamente. Teniendo en cuenta solamente el mes de junio, la electricidad producida en los parques eólicos cayó solamente un 2,6 por ciento.

Fuente:lne

Formulario de contacto

Puedes contactar con nosotros a través del formulario o de nuestro e-mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Acceso Restringido

Acceso Restringido para los trabajadores de Hunosa , para ello tendrás que darte de alta.