El carbón nacional supone sólo el 13 por ciento del mineral que se vende en España

La producción se redujo el 70% en cinco años y alcanza el mínimo histórico de 1,74 millones de toneladas que extraen poco más de 2.000 mineros

Apenas el 13% del carbón que se comercializa -que no quiere decir que se consuma- en España es autóctono. Así lo asegura la Federación de Nacional de Empresarios de Minas de Carbón (Carbunión) que alerta de la necesidad de poner en marcha medidas urgentes que estabilicen el sector. Según los datos que aporta la propia patronal, la minería ha adelgazado de una manera drástica durante los últimos años, hasta tocar suelo el pasado ejercicio 2016 tanto en lo que respecta a las producciones como a las plantillas. La evolución numérica de últimos seis años en la minería española revela una producción casi 5 millones de toneladas menor que hace un lustro y unas plantillas que apenas llegan al treinta por ciento de los casi 6.000 mineros que había en 2011.

En lo referente a la producción, los datos que aporta la patronal minera reflejan que el pasado ejercicio, en España solamente se produjeron 1,74 millones de toneladas de carbón, el menor registro de la historia reciente. La caída ha sido gradual desde 2011, pero la del pasado ejercicio fue una de las más drásticas. Hace seis años, en España se producían 6,62 millones de toneladas de carbón, casi 5 millones más que ahora. El descenso en la producción de 2012 fue de medio millón de toneladas (6,1 millones). El primer gran "batacazo" para el carbón durante el último lustro se produjo en 2013, cuando de un plumazo se pasó de más de 6 millones a 4,37 millones de toneladas de mineral producido en el país. De cara a 2014, la pérdida fue de unas 400.000 toneladas y, en 2015, ya se produjo un millón menos que el año anterior, dejando el saldo en 3 millones de toneladas. Y aquí llegó el segundo golpe al sector. El pasado año ni siquiera se alcanzaron los dos millones de toneladas de carbón producidas (1,74).

El descenso en la producción de carbón español va en consonancia con la caída en las ventas a las centrales térmicas. Si en 2011 se comercializaban 8,62 millones de mineral nacional, hoy solamente se suministran 1,84 millones. En este ámbito, las mayores brechas se produjeron entre 2012 y 2013, cuando de suministrar 6,52 millones de toneladas de carbón se pasó a 4,25 millones.

El mercado de las importaciones ha sido ciertamente irregular durante estos años, si bien su presencia en el mix energético español es muy superior a la del carbón nacional. Si bien es cierto que hubo épocas en las que las importaciones salían más baratas que el mineral patrio, a día de hoy las tornas se han cambiado, aunque la tendencia en el mercado no se ha corregido. Según los datos de la patronal, el año que más carbón térmico se importó en el último lustro fue en 2012, cuando llegaron a España 20,14 millones de toneladas. En 2015, fueron 17,31 millones de toneladas las que se importaron, mientras que el pasado ejercicio la cifra no llegó a los 13 millones (12,87).

En cualquier caso, lo que ha ido decreciendo de forma notable es el porcentaje del mineral español dentro de todo el carbón que se vende en España. Si en 2011, el 43% de esas comercializaciones se cubrían con mineral español, hoy es solamente un 14 por ciento. La caída desde hace un lustro ha sido sostenida y constante.

Estos datos explican además la situación del sector en lo referente al número de empresas productoras de carbón así como de las plantillas. Por descontado que lejos quedan ya los tiempos en los comarcas enteras, como los valles del Nalón y del Caudal, tenían a una gran parte de su población trabajando y viviendo de la mina. A día de hoy, en España, y contando a la empresa pública que tiene 1.200 trabajadores, apenas quedan 2.054 mineros, de los que 379 pertenecen a subcontratas. A finales de 2016, quedaban 10 empresas activas en el sector. Esto supuso una reducción de más del 50% de las compañías mineras en el último lustro y de más del 60% en lo referente a las plantillas, que pasaron de los 5.825 empleados en 2011 a los poco más de 2.000 citados. Caídas de empresas como la Hullera Vasco Leonesa, que llevaba más de un siglo operando en las comarcas mineras de la provincia vecina, o de Coto Minero Cantábrico, que aunque fue adquirida por el asturiano Rodolfo Cachero, disminuyó sus dimensiones, han supuesto un notable adelgazamiento del sector.

También han venido cayendo las ayudas a la producción de carbón. El plan de cierre pactado con la UE así lo indicaba, aunque los recortes, tal y como denunciaron en reiteradas ocasiones patronal y sindicatos, han sido mayores de los fijados en los planes del carbón. El pasado año se concedieron solamente 25,7 millones de euros en ayudas, menos del 10% de las que se concedían en el año 2011, cuando se llegaron a pagar 301,5 millones de euros. Fue precisamente ese ejercicio el punto de inflexión, que dio paso a las grandes movilizaciones de un sector que lucha por su supervivencia.

Fuente La nueva españa 28-02-17

Formulario de contacto

Puedes contactar con nosotros a través del formulario o de nuestro e-mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Acceso Restringido

Acceso Restringido para los trabajadores de Hunosa , para ello tendrás que darte de alta.